Que el fin de año te pille bailando…

RAE – Def. Oxímoron: (del gr. ὀξύμωρον).  1. m. Ret. Combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido; p. ej., un silencio atronador.

Este año que se extingue se va preñado de oxímorons, de contradicciones y de paradojas desafortunadas: armas inteligentes, libertades prohibidas, conexiones que aíslan…

Ante la inminencia de un nuevo relevo anual, he elaborado un listado de oxímorons obligatorios para el 2011, con la esperanza de que en la confrontación de dos opuestos germine la virtud:

1. Rutina espontánea. Habremos de armarnos una rutina de desayunos perfumados, mañanas laboriosas y tardes productivas, pero se hará de lo cotidiano una aventura.

2. Duda incuestionable. Como decía Hipatia, filósofa griega en la escuela de Alejandría: lo cuestionaremos todo. Pero se defenderán algunos principios como leyes justas y universales.

3. Soledad acompañada. La soledad es la compañera más fiel que tenemos: jamás nos abandona y menos cuando los demás lo hacen. Por tanto, será menester comprenderse a uno mismo y saber perdonarse. Pero serán los amigos que nos encontremos en el camino los que nos embellezcan el trayecto.

4. Realidad imaginada. Se vivirá con los pies anclados en la realidad, aunque nos seduzcan las nubes, pero nos aproximaremos a esta a través de la música, del cine y de la literatura. Si la belleza sigue siendo para nosotros un valor,  el arte lo tiene y, a este efecto, el ser humano que busca la belleza no puede, ni debe, vivir sin arte.

5. Humor serio. Será obligatorio reírse de uno mismo y no tomarse demasiado en serio, sin olvidarnos de vivir porque vivir es nuestra tarea.

6. Pasado presente. Woody Allen afirma que somos el resultado de la suma de nuestras decisiones. La memoria será el cuarto íntimo de nuestro patrimonio, y nuestros recuerdos, nuestro equipaje de mano. (Pero que el equipaje no lastre tus alas – Maestro Sabina).

7. Seguro azar. (Título robado de un poema del gran Pedro Salinas). Los márgenes que dejamos al azar pueden determinar por sí mismos el curso del futuro. Pero uno siempre luchará por empujarlos para que estos sean lo más estrechos posible.

8. Universo local. El sano afán de cambiar el mundo empezará por cambiar la acera de tu calle. Piensa globalmente y actúa localmente.

9. Pasión cuerda. Se amará siempre con pasión y con los ojos bien abiertos. El amor no es ciego. Pero recuerda que no se ve sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos.

10.  Utopía posible. Como dice Don Eduardo Galeano, nuestras utopías se alejarán a medida que vayamos avanzando hacia ellas, pero es en el intento de alcanzarlas donde reside el secreto de su consecución. Caminando hacia la utopía ampliamos nuestros horizontes. Aún está todo por hacer.

¡Feliz Año Nuevo!

Nora

Anuncios

4 comentarios

  1. Tombuctú

    En la unión de dos términos opuestos, casi irreconciliables, se crean las más bellas metáforas. Del mismo modo,despolarizando polos opuestos has transcrito todo el saber hacer aprehendido en el devenir de una vida, la lucidez que guía tus pasos y que tanto me cautivó en mi llegada a Madrid. Si confiamos en la palabra es porque comprendemos la ambigüedad de la vida, y tú la has capturado en apenas diez paradojas.
    Y he aquí otra paradoja: ¿Cómo dos almas afines pueden vivir en Madrid y París respectivamente? En fin, esta pregunta es simplemente un reclamo para un próximo encuentro 🙂

    29 diciembre, 2010 en 16:16

  2. naro

    Me parece un buen plan que vivamos el nuevo año 2011 como una aventura de lo cotidiano en que lo incuestionable sea dudar, acompañado de nuestra soledad e imaginando nuestra realidad. Pero que lo hagamos seriamente con humor, viviendo un presente lleno de historia, en la seguridad de lo azaroso y en la universalidad de nuestro entorno, con una pasión lúcida hacia esa utopía cercana. Lo dicho, un estupendo plan espóntaneo para el nuevo año que ya empieza a acabarse.
    Naro

    29 diciembre, 2010 en 17:19

  3. Dondeguardolohallado

    Jeje, los mejores hombres de mi vida, gracias por estas palabras. Ambos están impresos en cada una de las metáforas y antónimos de este decálogo y no puedo sentirme más afortunada por ello.
    Rafita, ¿cómo dos almas afines pueden vivir en Madrid y París respectivamente? Quizás porque la distancia solo es física y, sobre todo, temporal. París me espera estos meses próximos, pero Madrid y yo te esperamos para los meses sucesivos 😀

    30 diciembre, 2010 en 14:36

  4. gu

    Hay veces que las palabras son tan delicadas que pareciera que caen por los cabellos dando botecitos hasta que se insertan en la cabeza para ser sentidas…

    Feliz 2011 Nori 🙂

    30 diciembre, 2010 en 21:29

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s