Paren el mundo, que me bajo!

“It’s about the human heart”

“And yet to me this vote is horrible. Horrible. Because this isn’t about yelling, and this isn’t about politics. This is about the… human heart, and if that sounds corny, so be it.Keith Olbermann, about Prop 8 in California.

–       ¡Laura!

–      ¡Sí!

–       ¿Te quieres casar conmigo?

–       ¡Dios mío!

–       ¡Tranquila, tranquila! Es que he estado pensando… Y te quiero, y me gustaría celebrar…

–       ¡Te digo que sí!

–       ¿¡Sí!?

–       ¡Sí! Da vértigo pensar en el matrimonio pero… Tengo claro lo que quiero.

–       Sólo que… Quizás no se llamaría matrimonio.

–       ¿Cómo?

–       Pues que, si legisla Rajoy, derogará el matrimonio homosexual, después de hablar con la “gente”.

–       ¿Y lo nuestro no podrá ser matrimonio?

–       Exacto, cambiarle el nombre podría ser una de las muchas consecuencias.

–       ¿Pero en qué le afecta a él que nos casemos o nos dejemos de casar?

–       A él, en nada.

–       Y a nosotras, en todo.

–       Pero… ¿Importa mucho cómo se le llame?

–       Y si no importa, ¿¿por qué demonios quiere cambiarlo??

Sr Rajoy: métase su homofobia por el orto. Haga un “contrato de unión” con ella y deje que gays y lesbianas se casen y sean felices.

Y si finalmente opta por “preguntarle a la gente”, intente no ceñirse al público de Intereconomía. Ya que su intención es robarnos un derecho que nos ha llevado siglos conquistar, intente, al menos, hacerlo de una forma mínimamente democrática.

Nori


Los Nadies

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadie con salir
de pobres,
que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a
cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca.
Ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los
nadie la llamen,
aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie
derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.
Los nadie: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadie: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre,
muriendo la vida, jodidos, rejodidos.
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la
prensa local.
Los nadie, que cuestan menos que la bala que los mata.

Eduardo Galeano.


“Una realidad dolorosa que debería darnos vergüenza”

“No tener papeles no es igual que no tener derechos. No tener papeles es un desastre administrativo y una dificultad enorme para vivir”. Esteban Beltrán.

La Casa Encendida volvió a refulgir anoche con su tercera sesión: “¿protección o exclusión irracional?”, que contaba esta vez con Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional; Manon Loizeau, periodista y directora del documental “Los niños del nuevo mundo”; y Juan Medina, fotoperiodista de Reuters. Los tres aportaron, desde sus respectivas áreas de trabajo, sus experiencias relativas a la realidad intolerable de la inmigración, a la sombra de muchos muros mortales y segregacionistas que urge derribar.

Invito a la contemplación de la exposición fotográfica “El Muro del Atlántico”, el magnífico trabajo de Juan Medina y que resulta estar disponible en la red (además de en La Casa Encendida hasta el 14 de noviembre) para todo aquel que desee verlo: http://www.elmurodelatlantico.com/

Termino reproduciendo el mismo final con que él mismo coronó su ponencia; dirigida a los periodistas, en particular, pero que constituye una obligación moral y política para todos.

– Cuatro puntos claves para a poner fin una realidad injusta:

1. No acostumbrarse a este tratamiento de la inmigración. No digas que vale. Que no te convenzan: no vale.

2. Documentarse, investigar. No dejar que sean invisibles. En América: México, Arizona; en el norte de África: Libia, Senegal; en Europa: Reino Unido, Italia; en Jordania, en los países del Golfo, en Corea del Sur…

3. Avanzar legalmente para conseguir herramientas legales. La ONU de trabajadores inmigrantes es un marco que se necesita rectificar. Es necesaria una masa crítica lo suficientemente amplia en la sociedad para que haya un coste social para cada decisión gubernamental.

4. Ser intolerantes con la intolerancia del racismo y al xenofobia. Exigir estrategias nacionales, estrategias internacionales, estrategias locales.

02 noviembre 2010

Nora


“El muro entre Israel y los territorios palestinos”

“La sociedad israelí está atrapada entre los muros de su propia historia”. Esta fue una de las frases que recogí en mi Moleskine en la mesa redonda de “El sentido y el sinsentido de la división entre los pueblos”. Se trata, en realidad, de una iniciativa preciosa llamada “La alargada sombra de los muros” que organiza La Casa Encendida y que recomiendo fervientemente. Además, cuenta con más de un adalid imprescindible, como Hernán Zin, Walter EstradaRamón Lobo.

La realidad de Palestina podría ocupar decenas de sesiones, de manera que condensar en un único discurso una situación compleja, trágica, que nos retrotraería, como poco, a principios de siglo, para explicar la desembocadura actual, suponía todo un reto.

Palestina es muchos sitios y es ninguno. Precisamente porque Palestina es contra todo afán por que no siga siendo o que parezca que nunca fueron, la situación de esta sociedad vilipendiada y acosada diariamente por parte de los colones israelíes es de las más graves del mundo.

En La Casa Encendida hablamos de Palestina en Gaza. El muro de Gaza tiene una franja de 1’500 a 3000 kilómetros prohibida para los palestinos y acercarse es exponerse a una lluvia de disparos teledirigidos, lo que se traduce en miles de muertos al año. Es un derecho internacional construir un muro, lo ilegal es que invada tierras ajenas y que humille a los palestinos. Y ante este proceso continuo de aislamiento, que es el día a día de la población palestina, Israel apela a motivos de seguridad. La obsesión por la seguridad está en la base de la sociedad israelí.

El origen del conflicto psicológico del israelí remite a la historia de los judíos. Aunque este no es, evidentemente, justificativo en lo que respecta a la alienación infligida sobre los palestinos, la historia del Holocausto sigue siendo una de las mayores atrocidades de la historia de la Humanidad y merece una atención especial. A los judíos se les vendió la idea de una”tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra” y, ahora, esta sociedad tiene que asimilar que, de ser víctimas, ahora son también verdugos de otro pueblo. Eso sí, no cabe toda la población judía en la etiqueta de opresor. Como en todos los enfrentamientos, hay disidentes en las propias filas de la población israelí, que critican la ocupación y los métodos que utilizados para mantener esa guerra.

¿Hasta cuando puede durar esta guerra? Y, en el caso deseable de que se derribase el muro, ¿se unirá la sociedad palestina, derribará sus muros internos a falta de ese objetivo común que es el derribo del muro físico? ¿Qué será de los muros psicológicos que erigen los muros físicos cuando aíslan hasta la humillación a unos seres humanos de otros seres humanos?

¿Cómo puede ser verdad que que mueran palestinos no es noticia? Quizás quise ser periodista para poner voz a los gritos que silencian los muros, aunque parezca que el periodismo se divorcia continuamente de sus obligaciones morales y civiles.

Como decía el poeta Ángel González: sin esperanza pero con convencimiento.

Solidaridad por Palestina.

Nora


“Que no está perdido aquello que no fue”

“En la mitología griega Sísifo, hijo de Eolo y Enarete, marido de Mérope y fundador y rey de Éfir, fue condenado en el infierno a empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes de que alcanzase la cima de la colina la piedra siempre rodaba hacia abajo, y Sísifo tenía que empezar de nuevo desde el principio. ¿Acaso el amor no parece a veces esa piedra?”
Ismael Serrano, “Canción para un viejo amigo”.

También la vida es el empujón perenne de la piedra. Hoy he querido reseñar, antes de que expire este Octubre sereno, lo estimulante que resulta leer que los estudiantes franceses tapizan las calles con vindicaciones de justicia. Se produce una paradoja desalentadora en la sociedad: la política empantana discursos y ámbitos que no le competen y, a la vez, los ciudadanos nos vamos abandonando al escepticismo, a la apatía y al maniqueísmo político. Quizás tenga que ver con estar deseducándonos en todo lo relacionado a la piedra de Sísifo; una metáfora que subvierte los cimientos de la sociedad de consumo pero que se asemeja mucho más a la vida real.

Me gusta que los franceses peleen por subir la piedra a la cima de la democracia. Con todo este viento en contra. Y me gusta que en el amor los amantes se abracen juntos a esa piedra y la aúpen por la cuesta, y que, si un día les arrolla el sinsabor de un desamor insalvable, uno se purgue los miedos y busque otro amor para seguir empujando la piedra de Sísifo.

Nora.


“A los enemigos de los toros, es decir, a los defensores de las corridas”

La España Negra y la Tauromaquia

“Ningún liberal ha defendido un presunto derecho a maltratar y torturar a criaturas indefensas. De hecho, los países que más han contribuido a desarrollar la idea de la libertad, como Inglaterra, han sido los primeros que han abolido los encierros y las corridas de toros. Curiosamente, y es un síntoma de nuestro atraso, la misma discusión que estamos teniendo ahora en España y sobre todo en Cataluña ya se tuvo en Gran Bretaña hace 200 años. Los padres del liberalismo tomaron partido inequívoco contra la crueldad. Ya entonces, frente al burdo sofisma de que, puesto que los caballos o los toros no hablan ni piensan en términos abstractos se los puede torturar impunemente, el gran jurista y filósofo liberal Jeremy Bentham señalaba que la pregunta éticamente relevante no es si pueden hablar o pensar, sino si pueden sufrir.”

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Espana/negra/tauromaquia/elpepiopi/20100311elpepiopi_4/Tes