Poemas

El pasado es un lugar que sigue siendo nuestro

“Nos amamos con el futuro

mordiendo los faldones al presente,

proyectando nuestro amor

sobre un tiempo diferente al que vivíamos.

No sólo hemos soltado

las manos del futuro

dejándolo marchar.

Ahora hemos desabrochado nuestros presentes

que ni se miran ni esperan nada

de un tiempo que ya no compartimos.

El futuro que nos obsesionaba

está siendo ahora

y nos extranjeriza

tras descolgarse de un pasado

que pese a todo

sigue siendo de los dos.

El pasado es un lugar que sigue siendo nuestro

y aunque hayas roto el álbum de tu mente

para mí es la casa en que viví

y sé que cuando pase por ahí

habrá menguado como el colegio

o la intensidad de los primeros besos,

pero sonreiré a lo que construimos

jugando a hacer carreras con los relojes.

En este presente de ahora

sé que no hay retorno posible

pero tampoco oportunidad de vivir con nadie

el tiempo que pasé contigo

porque ni el tiempo ni los amores son permutables

y por muchos cuerpos y experiencias que nos nutran

en el futuro que temíamos,

y anhelábamos

y soltamos de las manos,

el pasado es un lugar que sigue siendo nuestro.”

Nora.


“Y ya la vida urdía lo necesario para desencontrarnos minuciosamente”. J. Cortázar

“Lo nuestro será desencontrarnos.

Tensar la cuerda hacia una misma dirección

y perdernos de vista en proa

y atracar en tiempos diferentes.

 

Compro tinta para nuestras promesas

le pido a los relojes que nos esperen

pero las olas se repliegan

y desavistamos ese puerto dibujado

en los mapas de nuestros sueños.

 

Sé que empiezas a odiarme,

porque las ilusiones se deshacen como el humo

de este barco que no zarpa.

 

Sé que empiezas a odiarme,

porque levar anclas tantas veces

ha terminado por roer las sogas

del ánimo y de la esperanza.

 

Tu orilla va barriendo la confianza

que no logré sedimentar,

y se va secando el mar

donde nunca navegamos.

 

Quizá un cruce de miradas

nos haga revivir estas quimeras

pero izar nuestro amor como bandera

sólo nos deja otra vez

con los billetes en las manos.

Nora